martes, 20 de marzo de 2012

SERIE CINES DE LA GRAN VIA - CINE IMPERIAL

Hola a todos:

Otro de los cines tristemente desaparecidos de la gran vía madrileña, fue el Cine Imperial.
Esta sala era la única en la zona que tras su reforma, incluyo un certificado de sonido THX (pocos locales en Madrid lo han tenido).
Recuerdo haber pasado inolvidables tardes viendo por ejemplo “El Paciente Ingles” y “Baraka, el ultimo paraíso” que curiosamente se reestreno en 70mm.
Debo de decir que haber visto Baraka en 70mm. Fue una experiencia audiovisual única, ni por mucha proyección digital 3D, e podido sentir lo que aquel dia.


La calidad de una copia en 70mm., era única y encima en una sala con certificación THX, pues el espectáculo se hace grandioso.
Pues os cuento….

Situado en el numero 52 de la gran vía,(Antiguo numero 32 de la avenida de Jose Antonio), se inaugura el 18 de mayo de 1939, con el film “Han Raptado a un Hombre”
Local preexistente, que únicamente cambia de nombre.
Contaba con 698 localidades y funcionaba en sesión continua.
En 1947 se regia por un horario atípico, desde las tres, a las siete de la tarde, numerada, y desde las siete, hasta las nueve de la noche en sesión sin numerar y desde las 9 hasta la una de la madrugada en sesión continua.
En sus comienzos contaba en su cabina de proyección con tres proyectores Klangfilm. Tras su reforma instalo proyectores Philips FP70mm. Para su proyección en ese formato, junto con la certificación de sonido THX.


El 18 de mayo de 1939, aparece en cartelera con el nombre de Imperial, en lugar del cine Madrid-Paris, sin previo aviso ni reforma, y con idéntico programa al que anunciaba este el dia anterior: Superproducción Italiana, “Han Raptado a un Hombre” (Exclusivas de Imperial Films), noticiarios UFA, acontecimientos de ultima hora en Alemania.
Entre sus títulos mas taquilleros, se recuerda; “Alla en el Rancho Grande”, que ocupo 17 semanas su pantalla. En 1946, un cambio de empresa determino una renovación del local y de la programación, con el film “El Juramento de Lagardere”, inaugurando la nueva etapa.
En 1991 sufre su ultima reforma, sin modificar su estructura de sala única, pero si radicalmente su interior, cambiando butacas y decoración interior, a la vez que su sistema de proyección y sonido (incluyendo pantalla). Tal como he señalado antes consigue la certificación de sonido THX.
Este cine, al igual que el Madrid (en la pz. Del carmen), y el Rosales (en la C/Quintana) eran de la empresa distribuidora y exhibidora Lauren Films, que al presentar problemas financieros, cerro todos sus locales aquí en Madrid a finales de los 90-principios del 2000.
Después de un tiempo cerrado, se vendió el inmueble a una cadena de tiendas, desapareciendo definitivamente y no dejando ni rastro.

En la actualidad, desaparecido todo rastro de lo que fue


Tal como era, antes de su cierre


Panoramica de su situacion en la gran via (en sus comienzos, halla por 1939), justo al lado de los míticos almacenes SEPU,(hoy H&m) .


Entradas


Aspecto de la sala en sus comienzos








4 comentarios:

  1. Yo también vi Baraka en ese cine, la experiencia fue impresionante. En 70 mm. con el THX como a José Antonio Vázquez (el jefe de cabina del local) le gustaba, a todo volumen.

    El Jefe de cabina era D. Antomio Váquez y el cierre de ese cine fue para él como perder a un hijo, después de más de 35 años trabajando en ese local, donde entró a trabajar con 14 años.

    El local, tenía un montón de cosas curiosas, por ejemplo, era el cine de la Gran Vía donde se estrenaban todas las películas de Walt Disney antes de que la distribución cambiase y los estrenos fueran simultáneos en todas las salas.

    También en la parte trasera del local se conservaban unos antiguos locales de una distribuidora de cine de los años 50 (supongo más o menos). Con una pequeña sala de pruebas, su proyector, con su almacén de películas (las paredes tenían las marcas dejadas por las cajas de las bobinas y las estanterías de madera), su sala de repaso (donde las distribuidora comprobaba el estado de la cinta antes de mandarla a un nuevo cine) e incluso un pequeño apartamento donde se supone que el empresario hacia sus fiestas o invitaba a sus amigas pues era una habitación minúscula con un sofá cama, una barra de bar, las paredes con imágenes de Pin-up y un baño mínimo con ducha. Todo años 50.



    Entrar en esos locales y en esas oficinas era hacer un viaje en el tiempo.

    Me gusta el Cine Imperial

    ResponderEliminar
  2. No has comentado que fué el cine de los niños, ya que allí se proyectaban todas las películas de Walt Disney...Mi abuela me llevaba todos los jueves.....Que recuerdos tan maravillosos!

    ResponderEliminar
  3. el cine Imperial efectivamente como dicen los comentaristas el cine de los niños aunque también lo fue el cine Urquijo donde ví casi la ultima pelicula los Aristogatos, entre Rosales y Princesa, aquí en el Imperial vi tantas que no sabria por donde empezar para comentar, me remitire a una pelicula que me llamo mucho la atención Fliper el delfin, ya que a la salida nos estaba esperando una gran sorpresa, los acomodadores estaban en la puerta para distribuir unos muñecos o sea unos delfines de goma a cada niño, nadie se quedo sin uno, el Imperial como me alegro de a ver nacido en aquella época y no en está.

    ResponderEliminar
  4. dejo de proyectar peliculas infantiles a principios de los 80 y abandonaron la modalidad de sesion continua desde las 11 de la mañana a finales de los 80. en la ultima reforma, de 1995 mas o menos, instalaron una curiosa decoracion en el techo: un sin fin de lucecitas, dando el aspecto de un firmamento iluminado.

    ResponderEliminar